La Península de Crozon ; la Bretaña más salvaje

Hacia el oeste de Bretaña se encuentra la parte menos conocida y más salvaje en la zona llamada Finistère O Fin del Mundo, que es la Península de Crozon.

Esta parte de Bretaña ofrece múltiples actividades entre visitas y senderismo a los amantes de la naturaleza

Senderismo

Recintos parroquiales

Pueblos pesqueros

Playas

Visitas a las diferentes islas

Mercados

Arquitectura

Punta de los españoles

Empezaremos hablando de una de las actividades que más adeptos tiene en esa zona ; el senderismo

La Península de Crozon cuenta con 175 km de senderos que bordean la costa perfectamente indicados que rodean toda la península. La mayoría de ellos discurren en paralelo a la costa siendo una pequeña parte la que atraviesa la península tierra dentro.

Cada pocos kilómetros podrás disfrutar de un baño en algunas de sus magníficas playas o hacer una parada para tomar algo o comer en alguna de sus crêperies una sabrosisima crêpe. Asimismo a no más de 2 km de los senderos encontrarás alojamiento tanto en hoteles , como en casas particulares, así como en albergues habilitados a ese fin.

Tanto en la oficina de turismo de Crozon https://www.crozon-tourisme.bzh como en la de Camaret-sur-Mer sur Mer podrás encontrar amplia información así como mapas que te serán muy útiles para el senderismo.

Los Recintos Parroquiales ( Enclos Paroissiaux ) son unas iglesias rodeadas de un recinto de piedra en donde casi siempre encuentras en medio del espacio cerrado un calvario de 3 cruces de piedra. En muchos de ellos incluso se encuentra un cementerio. Estas edificaciones religiosas se encuentran en esa parte de Bretaña. Muchas de ellas al sur de Morlaix, pero en la Península de Crozon podemos encontrar la Iglesia de Sainte Marie Menez Hom y la de Argolt.

Sainte Marie du Menez Hom
Recinto Parroquial de Argolt

Bretaña tiene multitude pueblos pesqueros , el más importante de esta parte de la Península, es el de Camaret sur Mer. Antiguamente se trataba de un puerto casi dedicado exclusivamente a la pesca de langostino situado en el llamado fin del mundo Ahora se trata de un precioso pueblo eminentemente dedicado al turismo. El la punta del puerto se encuentra la emblemática Capilla de Nuestra Señora de Rocamadour y la majestuosa Torre Vauban, construida a finales del S XVII, y declarada Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO desde Julio de 2008

Torre Vauban en Camaret

Dicha torre formaba parte de un sistema defensivo compuesto por una serie de Fuertes a todo lo largo de las costas francesas para impedir desembarcos indeseables a través de sus costas.

Puerto Deportivo de Camaret

Actualmente es un Museo y Centro de interpretación de la obra de Vauban. Este arquitecto nacido en el año 1633 será considerado como uno de los más famosos ingenieros militares europeos. En 1653 entra al servicio del Rey Luis XIV para el cual recorrerá el pais construyendo la déféré sa del territorio. En 1678 será nombrado Comisario General de las Fortificaciones. Además de constructor fue un gran humanista.

Otro de los pueblos con más encanto de este llamado fin del mundo es la localidad de Morgat. En sus inicios se trató también de un pueblo de pescadores ligado a la pesca y a la transformación de las capturas pesqueras, más concretamente a la captura de la sardina en la bahía de Duarnenez que se encuentra en frente. Hoy su actividad más importante es la relacionada con el turismo y con los deportes náuticos ya que su inmensa bahía se presta a tal fin.

Uno de los lugares más bonitos de la Península de Crozon es el pueblo de Locronan una verdadera joya, con una plaza central rodeada de antiguas casa de granito y su iglesia parroquial dedicada a San Ronan. Situada en el centro de una rica zona agrícola, Locronan debe su antigua prosperidad a la industria del lino que servía a confeccionar las velas de los navíos.

Las diferentes playas de la Península de Crozon componen otro de los grandes atractivos de esta zona. Son playas abiertas al océano con kilómetros de arena blanca y con unas aguas propicias debido a su oleaje los días de viento a todos los deportes como surf, puddle surf , vela y por supuesto un remojon en sus frías aguas. Citaré sólo algunas de ellas como La Palu, Le Goulien, Saint Anne la Palu y la de Morgat.

Desde la Península de Crozon se puede visitas diferentes islas del litoral Bretón. En este post me centrare en la más importante y una de las más bellas como es la isla de Ouessant. http://www.ot-ouessant.fr

Plano de la isla de Ouessant

En verano salen dos empresas navieras de Camaret con destino a las islas de Ouessant con parada en Le Conquet. Una es diaria Penn zar Bed y Finist Air en días alternos. El trayecto cuesta 30€ y conviene reservar con antelación pues ambas se llenan enseguida El viaje, incluido la escala en Le Conquet ,dura hora y media hasta el embarcadero del Stiff que es el principal puerto de la isla. en la isla de Ouessant. Sale sobre las 8:45 o 9;30 según la compañía marítima que elijas y la vuelta es a las 17;45 o 18;10

Una vez allí hay unos buses que te dejan en Lampaul la ciudad de la isla desde donde puedes alquilar unas bicis para recorrer toda la isla que es lo más recomendable además puedes devolver la bici en el muelle a la vuelta. Nada más bajar del muelle puedes alquilar una bici también pero suele haber muchas colas.

La llaman la isla de los Faros. Pues en cada esquina puedes ver un faro. Si empiezas el paseo en Lampaul mirando al mar hacia la derecha la primera parada será frente a un molino de grano y luego ya el espléndido faro de Creac h en el que además puedes visitar el Museo de los Faros y Balizas.

Sigues por un caminito un poco más hacia el sur la Punta del Pern y verás los 3 faros de Nividic.

De allí vuelta a Lampaul y hacia la izquierda pedaleas hasta la Punta de Porz Doun para tener una vista espectacular sobre el mítico Faro de la Jument.

Tras un picknick frente a ese impresionante faro vuelta a Lampaul y siguiendo los caminos que van hacia el este de la isla llegas a la punta Penn Arlan con su playita y su darsena.

Desde allí vuelves hacia el embarcadero no sin antes visitas el Faro del Stiff

Puedes quedarte a dormir allí o a pasar unos días también pues hay hoteles, restaurantes, cafes e incluso supermercado En la oficina de Tourismo de Ouessant en Lampaul te darán una pequeña guía practica con el plano de la isla.

Hasta mediados de S XX , mientras los hombres navegaban, las mujeres asumieron en solitario los trabajos agrícolas y el mantenimiento de las familias. Esa organización era tan particular que algunos estudiosos del tema hablan incluso de una verdadera civilización insular.

Los colores vivos en el interior de las viviendas contrasta con la austeridad exterior de las fachadas debido principalmente al viento que azota la isla durante los temporales de invierno

Junto con la isla vecina de Molène y la isla de Sein, Ouessant se encuentra en una zona declarada reserva de la Biosfera desde 1988 de las Islas y del mar d Iroise. Tiene un ecosistema excepcional y unos paisajes emblemáticos ligados al mar.

Al que no le guste la bici y le de pereza caminar a las 13:15 al lado De la Iglesia salen mini buses con visitas guiadas de la isla que paran en todos los puntos de interés por 17€ por adulto y 10€ por niños. Estos buses te dejan al final de la excursión en el embarcadero. Puedes reservar en temporada alta en contact@ouessantevasion.bzh

Antes apuntamos que esos barcos navegan a lo largo de la costa antes de hacer escala en Le Conquet. Pues bien desde la embarcación se puede admirar las ruinas de la antigua abadía de Saint Mathieu con su espectacular faro

Antigua abadía de Saint Mathieu

Asimismo una visita a la localidad de Le Conquet merece mucho la pena. Se trata de un coqueto pueblo bretón con sus casa de piedra su iglesia , su puerto y su mercado semanal de productos típicos.

Como en el resto de Francia, en verano te encontrarás mercadillos en casi todos los pueblos. En la península de Crozon, el de Morgat es el primer martes del mes mientras que en la misma Crozon son todos los miércoles del mes. Allí podrás adquirir todo tipo de quesos, embutidos, ropa marinera ect……

Una de las cosas más bonitas de esta zona son esas casitas de piedra rodeadas de hortensias de todos los colores llamadas Pentis. Se trata de antiguas cabañas usadas por los pescadores hace ya mucho tiempo. Se fueron restaurando en pequeñas viviendas se pusieron de moda y su precio se puso por las nubes. Hay infinidad de ellas en toda la Península

Asimismo muy cerquita de mi casa se encuentra un dolmen el de Rostudel en un estado perfecto de conservación

La Abadía Museo de Landevenec, también en la Península de Crozon , merece un par de horas de visita. Se trata de las ruinas de una abadía en el corazón de la historia de Bretaña.

Fundada en el S V por San Guénolé, está abadía tuvo su momento de gloria en época carolingia, en el momento en que Bretaña se convierte en un reino. Incendiada por los vikingos en el año 913 y reconstruida en varias ocasiones, la abadía desaparecerá con la Revolución francesa. Resurgirá de sus cenizas de nuevo en 1950

Las ruinas De la Iglesia que se visitan en la actualidad datan del S IX. Se trata de una iglesia de planta basilical con 3 naves , una central más ancha y 2 naves laterales. Al este de esta edificación un abside cuadrado alberga el coro y en el año 870 el cuerpo de San Guénolé es enterrado allí. Entre los S XI y XVIII la abadía vivirá al mismo ritmo de los diferentes episodios que sacudirán el Ducado de Bretaña y más tarde el Reino de Francia

No te puedes perder el magnífico museo arqueológico que se encuentra a un lado de la abadía. Allí podrás ver los diferentes periodos por los que paso este lugar y disfrutar de un sinfín de objetos arqueológicos encontrados in situ durante las excavaciones desde 1978 hasta 2002.

Maqueta de la abadía en época de máximo esplendor

Y la sorpresa la dejo para el final. En frente de la entrada a la rada de Brest en una de las puntas de la Península de Crozon se encuentra la Punta de los Españoles

A principios del año 1594, los españoles aliados de los franceses católicos desembarcan en la bahía de Camaret para instalarse en la punta en frente de Brest y así poder proteger y defenderla de los ingleses aliados a los protestantes franceses. Los 400 soldados españoles se enfrentarán a casi 5000 franceses e ingleses, o sea 10 veces su número. A pesar de ello , los soldados españoles conseguirán resistir durante un mes. Tras su derrota su campamento será destruido. Pero en homenaje a esta gesta este lugar se sigue llamando la Punta de los Españoles

Vista del puerto de Brest desde la Punta de los Españoles

Este episodio heroico de nuestros soldados sigue siendo recordado en el pais vecino mientras aquí es totalmente desconocido.

Espero haber contribuido a abrir el apetito para visitar esa parte de Bretaña que resulta más desconocida en general, pues exceptuando la villa de Locronan, el visitante suele obviar esta parte de la Bretaña más salvaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *