Pakistán: de Peshawar a Gilgit – primera parte

 

Hace tiempo que tenía en mi lista de deseo viajar a Pakistán , sobre todo al Valle de Hunza al norte de este país.

Este deseo se ha hecho realidad este mes de agosto con la empresa Last Place en un grupo muy reducido http://www.lastplaces.com/

Datos prácticos: para viajar a Pakistán necesitas un visado que se tramita online en la web https://visa.nadra.gov.pk/

Para ello te piden que subas a la web la carta de invitación de la agencia , el número de registro de esa agencia, tu billete de avión , la reserva de un hotel , copia del pasaporte , una foto de unas medidas determinadas , programa del viaje , seguro  , enfin que es un trámite que toma algo de tiempo  . Para entrar una PCR aunque estés vacunado y a la llegada te hacen otra en el aeropuerto

Asimismo que sepas que como extranjero no te dejan comprar una tarjeta SIM de internet, con lo que 5 de los 7 del grupo nos compramos una tarjeta holafly   A través de este blog puedes conseguirla con su descuento correspondiente https://holafly.com/products/sim-datos-pakistan?ref=mimochilamepesa&utm_source=afiliacion&utm_medium=blog&utm_campaign=pakistan

El viaje fue de 15 días en ese tiempo pudimos recorrer unos 2.700 km que he dividido  en 2 partes La primera la llegada a Peshawar y el camino hacia el norte y tras pasar unos días con los Kalash o Khalashas como se llaman ellos , pasar de la Cordillera del Hindu Kush a la del Karakorum en el Valle de Hunza   Una segunda parte que va desde el Valle de Hunza y su frontera con China bajando ya hacia Lahore en donde volamos de vuelta.

Peshawar : El primer lugar que pisamos en Pakistán. La más conservadora de todas las ciudades de este país poblada mayoritariamente por gentes de la tribu Pasthun que siguen la corriente religiosa Walhabita

Se encuentra a unos 280 km de Kabul , la capital de Afganistán , y por esa razón desde hace unos 40 años recibe muchos refugiados de ese país vecino. De hecho fue en el único lugar en el que vimos mujeres vistiendo el burka.


Fue otrora un gran centro histórico de comercio de caravanas en tránsito con Afganistán y Asía Central durante la gran Ruta de la Seda. De hecho dentro de su bazar se encuentran varios caravansars.

El idioma oficial de Pakistán es el Urdu que es una mezcla de varios idiomas incluido el inglés, pero en esta zona se utiliza el pastho .
En Peshawar tuvimos escolta militar en todo momento. Hay que tener en cuenta que cuando viajamos a principios de agosto la situación en Afganistán ya se estaba deteriorando.

El paseo por el bazar es muy recomendable pues es absolutamente auténtico .

Dentro del bazar se encuentra la Mezquita Mahabat Khan , construida hace unos 400 años en época Mogol. En el interior podemos ver gran cantidad de motivos florales tallados en sus paredes

Tal como hemos apuntado antes, por esta ciudad pasaron muchas civilizaciones. Entre otras los Mogoles , Alejandro Magno y además estaba situada en plena Ruta de la Seda lo que contribuyó a crear una clase comerciante muy próspera e importante. Trece de esas familias construyeron unas magníficas  casas de madera en la parte vieja de la ciudad unidas entre ellas por pasarelas  Una de ellas está rehabilitada y se puede visitar . En ella se puede observar que el trabajo de la madera y de los artesonados son espectaculares

En tiempos pasados toda la ciudad estaba rodeada por una muralla con 16 puertas , cada una dirigida hacia una dirección distinta.

 

Khyber  Pass : a 45 km de Peshawar se encuentra uno de los pasos principales de Pakistán a Afganistán y vice-versa  . En realidad el paso fronterizo en si está a 20 km de la famosa puerta  . Y luego Kabul a otros 200km más  . Allí tuvimos que desplazarnos escoltados por policías y es el único lugar que como extranjeros pudimos palpar inseguridad y cierta agresividad a nuestro alrededor . De hecho fue en la única zona en que nos pidieron , que por seguridad, no diéramos nuestra ubicación en redes sociales.

 

Es una zona en la que hay un importante trasiego entre los dos paises, antes de la puerta hay un mercado en donde la gente compra productos de ambos países, pero que por razones de seguridad no pudimos bajarnos de la furgoneta

Pasado  la puerta nos pudimos  bajar pero solo durante 10 mn, pues enseguida la policía se puso nerviosa y tuvimos que volver a Peshawar  La situación ya había empeorado en Afganistán y no estábamos seguros en absoluto allí .

 

Nos dirigimos a visitar Cattle Farm, o mercado de ganado. En esta época ya no hay demasiados bueyes pues la fiesta en donde los sacrifican ha sido reciente. Pero lo mejor del lugar son los personajes a quienes les encanta que les fotografíen .

La visita al poblado de gitanos me produjo sentimientos encontrados. La alegria de los niños con nuestra visita contrasta con las condiciones insalubres en las que viven entre aguas estancadas y condiciones de vida tremendas.

 

Salimos hacia el norte del país, hacia la zona de los Kalash, serán unas 8 h de coche antes de llegar al poblado Kalash de Rumboor Valley. Una carretera salpicada de controles de policía pues vamos en paralelo a la frontera con Afganistán

El espectáculo de los camiones es alucinante. Están decorados por todas partes y no hay uno igual

En el pueblo de Ayun cambiamos nuestra furgoneta por dos 4×4 pues a partir de aquí hasta Rumboor la carretera es de tierra y piedra y es tan estrecha que cuando viene un coche de frente los conductores hacen auténticos malabares  para poder pasar. Esta región estuvo cerrada al turismo hasta el año 2017 .

Ya de noche llegamos a nuestro destino  . A la mañana siguiente al salir de la habitación del Guest House tradicional donde nos alojamos , el espectáculo del pueblo desperezándose es impresionante. Después del desayuno pudimos movernos libremente para poder visitar el pueblo

Los Kalash o Kalashas son un pueblo animista que nada tienen que ver con el islam, que viven en 3 valles del Hindu Kush y que según las fuentes que consultes quedan entre 3.000 u 4.000 individuos . Esa población va menguando pues muchas  chicas no encuentran marido entre los Kalash y tienen que optar con casarse con un musulman con lo que pasan directamente a formar parte de la comunidad musulmana . Las mujeres Kalash siguen vistiendo la colorida ropa tradicional luciendo complejos tocados de cuentas y conchas marinas y vistosos collares de colores. Llama la atención de que hay muchas mujeres de pelo muy claro y con ojos verdes o azules.  Son unas gentes mucho más abiertas que la de los pueblos musulmanes  . Si queréis saber más sobre estas gentes os dejo el enlace al blog de otro gran viajero Antonio Quinzan que estuvo allí un par de meses antes y que explica muy bien todo lo relacionado con esa etnia

https://www.viajesyfotografia.com/blog/los-kalash-buscando-la-etnia-mas-desconocida-de-pakistan/

Como curiosidad me gustaría contaros la historia de Akiko , una japonesa que lleva más de 30 años viviendo con los Kalash aquí en Rumboor  . Salió de Japón hace 30 años para ir por tierra hacia Londres y al llegar aquí se enamoró de las gentes y de su cultura . Se casó con un Kalash y aunque se divorció unos años después siguió viviendo aquí hasta hoy . Ha escrito un libro sobre esta cultura y todos los beneficios que saca los invierte en el pueblo . En la parte baja de su casa ha abierto una biblioteca con actividades para los niños. Estuvo incluso a punto de renunciar a su pasaporte japonés y adoptar el pakistaní, pero me contó, que su familia en Japón la disuadió.

Al fondo de ese valle , en donde acaba el camino, se encuentra el poblado musulman de Nuristan. Allí ya volvemos a lugares en donde no se ve ninguna mujer por el pueblo. En cuando aparecen extranjeros las mujeres quedan recluidas en las casas. Son muy conservadores.

Dicen que proceden de la parte Afgana del mismo nombre, de hecho antes de la construcción de la valla fronteriza entre los dos paises, iban y venían a Afganistán por una vereda en solo cinco horas caminando desde aquí. Son muy hospitalarios, de hecho uno de ellos , que acababa de ser padre de gemelos , nos invitó a un té y a una pasta hecha con harina y mantequilla para festejarlo con nosotros. Asimismo permitió a las mujeres de nuestro grupo el poder entrar en la habitación en donde estaban recluidas las mujeres. No sé si ellas se sintieron cómodas con nuestra presencia.

Al día siguiente reemprendemos nuestra ruta hacia el norte , no sin antes detenernos en el Reino montañés de Chitral para visitar su Preciosa mezquita del principe o Jamila Chitral de estilo indio y almorzar.

La ciudad de Chitral ha quedado conectada con el resto del País en el 2017 con la construcción de un túnel de 9 km debajo de las montañas. Antes solo se podía acceder desde el sur 6 meses al año. En invierno quedaban aislados. Desde entonces se sienten pakistaníes a parte entera. Me gustaría señalar que cuando Pakistán accede a la independencia en 1947, la parte norte del país entre el Hindu Kush y el Karakorum se constituyen en principados independientes de Pakistán en parte por su aislamiento. No será hasta los años 60 cuando uno a uno estos principados independientes se vayan uniendo a Pakistán. Chitral es uno de ellos , de hecho los principes de Chitral conservan allí su palacio.

A partir de allí emprendemos la carretera de montaña que nos llevará del este , es decir desde los valles de la cordillera del Hindu Kush hacia el este del país a los valles del Karakorum  Tardaremos dos noches y 3 días en alcanzar Gilgit en el Valle de Hunza a través de unas carreteras infernales al borde de barrancos  no aptas para cardíacos  .

Ya de noche alcanzamos Mastuj en donde pasaremos la noche en un Guest House encantador abierto hace poco tiempo  llamado Noor Mahal
https://noormahalguesthouse.com/type/guesthouse/

 

Al día siguiente continuamos camino , seguimos yendo hacia el este por esos caminos de tierra y piedra que bordean mas barrancos con pueblos al fondo de los valles . Tras unas horas subiendo por fin alcanzamos el Shandur Pass a 3720 m de altura y lo primero que tenemos que hacer es sacar ropa de abrigo de la maleta pues hace muchísimo frío . Allí podemos ver el campo de polo más alto del mundo . En Julio se celebra todos los años un torneo de polo y traen los caballos  desde Chitral

Vamos descendiendo pasando por diferentes pueblos hasta que paramos a comernos uns truchas  con patatas al borde de un lago .

Aprovecho para hacer un inciso sobre la comida de Pakistán. Mucho arroz cocinado de diferentes maneras, pasta, verduras, pollo , también diferentes tipos de sopa , dhal o lentejas amarillas y el nan las tortas  de pan. Todo ello con especias y picante. La fruta buenísima, creo que son las mejores sandias que he probado. Los mangos también súper ricos

Ya de noche alcanzamos el Guest House donde pasaremos la noche en el pueblo de Gahkuch, el Damas Resort Gupis. Un establecimiento de bungalós al borde del rio , un lugar precioso

A la mañana alcanzamos ya Gilgit, la capital Del Valle de Hunza  . Esto lo iré contando en el siguiente post, pues el Valle de Hunza con su Karakorum Highway ha sido para mí lo más de este viaje

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.